Sindicatos de Seguridad culpan a los Mososs de lo ocurrido en el derbi

martes,16 mayo, 2023

El pasado encuentro entre el Espanyol y el Barça se vio empañado por un incidente inusual que tuvo lugar después del partido. Un grupo de alrededor de cien personas decidió invadir el césped durante aproximadamente diez minutos. Estos aficionados radicales lograron evadir a la seguridad privada y se congregaron cerca del túnel de vestuarios. Afortunadamente, no se reportaron heridos en el incidente y no se ha informado sobre la detención de ningún seguidor.

Ante esta situación, el Espanyol, en colaboración con La Liga, ha anunciado que tomará medidas legales contra los responsables de la invasión. Sin embargo, este acto de indisciplina podría acarrear graves consecuencias para el club, ya que se enfrenta a una posible sanción por parte de las autoridades deportivas.

La empresa encargada de la seguridad privada del evento ha expresado duras críticas hacia la actuación de los Mossos, se les reprocha su falta de compromiso y  se les pregunta por qué no se siguieron las pautas de seguridad.

Se defiende la actuación contundente y profesional del personal de seguridad privada y critica la forma en que los Mossos trataron a los detenidos. Según él, no es aceptable que los mossos los hayan dejado marchar sin realizar comprobaciones exhaustivas, después de que el personal de seguridad privada los detuviera siguiendo la ley.

Por su parte, los Mossos d’Esquadra han argumentado que solicitaron a ambos equipos que no hubiera celebración dentro del campo para evitar posibles conflictos. Afirman que la responsabilidad de la seguridad en un evento deportivo recae en el club y su equipo de seguridad privada. Además, explican que su labor fue garantizar la seguridad de los jugadores protegiendo el acceso al túnel de vestuarios con la unidad especializada de control de disturbios.

Tras el incidente, los Mossos han abierto una investigación para identificar a los participantes y tomar las medidas necesarias, incluyendo la imposición de sanciones tanto a las personas responsables como al club si se determinan deficiencias en materia de seguridad.

En resumen, la invasión del campo por parte de los aficionados radicales tras el derbi entre el Espanyol y el Barça ha generado una polémica considerable. Tanto el club como La Liga están tomando medidas legales contra los responsables, pero el Espanyol se enfrenta a una posible sanción. Las críticas se han centrado en la actuación de los Mossos, a quienes se les acusa de no cumplir con el protocolo de seguridad establecido y de no haber llevado a cabo las comprobaciones necesarias con los detenidos. Mientras tanto, los Mossos argumentan que su papel era garantizar la seguridad de los jugadores y que la responsabilidad principal recae en el club y su seguridad privada. La situación está siendo investigada y se espera que se tomen las acciones correspondientes para sancionar a los responsables.

Es importante destacar que este incidente no solo pone en entredicho la seguridad en los eventos deportivos, sino que también afecta la imagen del fútbol y de los clubes involucrados. La invasión del campo y la falta de control por parte de la seguridad privada y los Mossos son situaciones que deben ser abordadas de manera seria y efectiva.

El Espanyol y La Liga tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad de los aficionados, jugadores y personal involucrado en los partidos. Es necesario revisar y reforzar los protocolos de seguridad, así como implementar medidas más estrictas para evitar incidentes similares en el futuro.

Además, es fundamental que exista una estrecha colaboración entre las autoridades, los clubes y la seguridad privada para asegurar un ambiente seguro en los eventos deportivos. Esto implica una comunicación fluida, una planificación adecuada y una respuesta rápida y eficiente ante cualquier situación de riesgo.

En última instancia, es esencial recordar que el fútbol es un deporte que une a las personas y que debe ser disfrutado de manera pacífica y respetuosa. La violencia y los actos de indisciplina no tienen cabida en el deporte y deben ser condenados enérgicamente. Todos los actores involucrados, desde los clubes hasta las autoridades, tienen la responsabilidad de tomar las medidas necesarias para prevenir y enfrentar estos incidentes.

En conclusión, la invasión del campo durante el derbi entre el Espanyol y el Barça es un incidente lamentable que pone en evidencia deficiencias en la seguridad de los eventos deportivos. Es necesario que se tomen acciones para sancionar a los responsables y reforzar los protocolos de seguridad. El fútbol debe ser un espacio de encuentro y disfrute, y es responsabilidad de todos garantizar un ambiente seguro y libre de violencia en los estadios.


Novedades